Con esta declaración pretendemos defender argumentos que sirvan para evitar que se produzca un debilitamiento de los procedimientos y medios existentes en nuestro país para la obtención y certificación de la competencia de los psicólogos/as clínicos, y llamar la atención del colectivo profesional y científico, de las Instituciones y Administraciones Públicas y del conjunto de la sociedad sobre la necesidad de actuaciones favorecedoras del desarrollo de esta especialidad sanitaria.