Comunicado de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (ANPIR) con motivo de la pandemia COVID-19

Ante la situación de emergencia sanitaria que atraviesa nuestro país por la pandemia COVID-19, surgen propuestas de auxilio al sufrimiento desde diversos espacios y entidades en forma de ofertas de escucha, apoyo e intervención psicológica. La oferta se dirige a poblaciones dispares en cuanto a intensidad y complejidad de la demanda planteada, incluyendo tanto a afectados por la enfermedad, sus familiares, la población general en situación de confinamiento y los profesionales sanitarios de primera línea de actuación contra la enfermedad.

Reconociendo el valor de las buenas intenciones y el anhelo humano de aliviar el sufrimiento, como profesionales de la psicología debemos tener el cuidado, especialmente en estos momentos, de intervenir desde conocimientos y competencias profesionalmente consolidadas, siendo especialmente conscientes del conjunto de limitaciones contextuales, pero también individuales, bien de naturaleza ética, técnica o emocional. La intervención en crisis enfatiza, con mayor fuerza si cabe, la relevancia ético-deontológica en cualquiera de los niveles de organización y toma de decisiones en la asistencia psicológica. En la medida de lo posible, recomendamos hacerlo desde entidades y redes de trabajo ya constituidas y bajo la coordinación de las autoridades oficiales.

Las intervenciones que no estén respaldadas por un marco de formación y experiencia en contextos de emergencia sanitaria, lejos de ser beneficiosas, pueden ser perjudiciales para la población. Es de gran importancia que cada uno de nosotros sea consciente y responsable en el momento de intervenir y se comprometa a aceptar supervisión externa de otros colegas formados en situaciones de emergencia. No son convenientes, en absoluto, las intervenciones aisladas y/o al margen del conocimiento científico.

Confiamos en que el conjunto de los profesionales de la psicología seremos capaces de ajustarnos estrictamente a las buenas prácticas con el objetivo de dar una imagen solvente y a la altura de la situación actual por parte de la disciplina.

 

Junta Directiva – Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (ANPIR)

 

Descargar en PDF