EL ARTE TERAPÉUTICO: ENCONTRAR EL PUNTO CREATIVO PARA LOS CASOS MÁS DIFÍCILES

Todos, en nuestra carrera profesional, nos hemos tenido que enfrentar alguna vez a situaciones clínicas en las que nos sentimos intimidados de algún modo o hemos experimentado un bloqueo terapéutico ante la presentación particular o desconcertante de los problemas que traen los clientes a terapia, así como a extensas historias de tratamientos, familias con varios miembros portadores de síntomas con diagnósticos graves según el DSM, y parejas y familias que parecen pasar de una crisis a la siguiente. Ante estas situaciones clínicas desafiantes y dignas de pesadilla, uno puede sentirse como si estuviera atrapado y neutralizado por el tirón gravitatorio de un agujero negro.

En esta formación orientada a la práctica, de entrenamiento intensivo de tres días, se presentarán varias fórmulas efectivas que los terapeutas pueden emplear para usar toda la gama de sus recursos personales y “yo” creativos con el objetivo de liberarse y convertirse en catalizadores del cambio terapéutico en situaciones de práctica con clientes difíciles. Los participantes saldrán de este taller con un arsenal de herramientas terapéuticas y estrategias, sintiéndose inspirados, animados, y más atrevidos y seguros para trabajar fuera de sus “zonas de confort” con sus clientes más exigentes. Como resultado de asistir a este seminario, los asistentes serán capaces de:

 

  • Utilizar la “reflexión durante la acción y la reflexión sobre la acción” para mantener una mente abierta, mantener la capacidad de maniobra terapéutica, y co-crear posibilidades con situaciones complejas y difíciles de los clientes.

  • Afinar la observación y habilidades de escucha para sacar provecho de las anomalías importantes de los clientes y madurar momentos en sesión para crear nuevas posibilidades.

  • Elaborar preguntas significativas e imaginativas para co-crear realidades futuras convincentes con los clientes.

  • Identificar y utilizar sus recursos personales, pasiones vitales, y fortalezas para cultivar y desarrollar un estilo terapéutico único y personal.

  • Dirigir las terapias infundidos por el espíritu del “Circo del Sol”, empleando más humor, gracia, drama y un toque de sorpresa en su práctica terapéutica.

  • Construir, seleccionar, y hacer experimentos y rituales terapéuticos a medida de las etapas en la que se encuentran los clientes para el cambio, las teorías de cambio, los niveles de la reactancia psicológica, y las metas.

  • Utilizar las herramientas y estrategias de generación de ideas para aprovechar el poder de la inventiva y de la imaginación de nuestros clientes para co-construir soluciones creativas y de calidad.

  • Involucrar a los miembros resistentes de la pareja y familias a colaborar

  • Utilizar un enfoque de terapia de pareja y familia de una persona.

  • Usar de forma creativa el “yo” en los encuentros colaborativos con profesionales pesimistas orientados a la patología, en sistemas terapéuticos grandes.