El 16 de enero de 2014 finalmente podemos leer la resolución de la querella criminal interpuesta contra los miembros de la Comisión Nacional de la Especialidad de Psicología Clínica (CNEPC) que fueron, en el verano de 2012, acusados de prevaricación y falsedad documental por los procedimientos y criterios seguidos a la hora de emitir los informes sobre las solicitudes de homologación del título de especialista en psicología clínica. Esta querella criminal fue interpuesta por la autodenominada Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Sanitarios (ANPC), formada por psicólogos que en su momento no lograron la homologación del título de Psicólogo especialista en Psicología Clínica.

La resolución del Magistrado juez del juzgado de instrucción numero 14 de Madrid, viene a aclarar inicialmente que los informes elaborados por la CNEPC no son categorías primarias del derecho administrativo (disposición, resolución o contrato), por lo que no se puede hablar en ellas de prevaricación. Además, señalan que para poder considerar prevaricación, debería poder comprobarse que los informes emitidos por la CNEPC fueron emitidos de forma arbitraria, irracional o injustificada, lo que no es sostenible desde ninguna perspectiva. Remarca en esta resolución que ya anteriores procesos contencioso-administrativos contra los miembros o resoluciones de la CNEPC fueron revocados parcial o totalmente, reforzando esta inadmisión y sobreseimiento.

ANPIR desea celebrar que esta querella no haya sido admitida a trámite y se haya procedido al sobreseimiento de la causa, por injustificada y deshonesta, y reitera su pleno apoyo y reconocimiento al riguroso y cuidadoso trabajo realizado durante todos estos años por la Comisión Nacional de la Especialidad de Psicología Clínica y de todos sus integrantes.